Desminado Humanitario, un facilitador de crecimiento y oportunidades

para las y los jóvenes colombianos

Una de las incertidumbres que han manifestado las comunidades es ¿qué viene? ¿qué pasa después del desminado humanitario? Teniendo en cuenta que las comunidades en donde y con quienes trabaja la CCCM han vivido por años las desigualdades sociales que se han traducido en situaciones de vulnerabilidad tales como la pobreza, la desigualdad de género, la falta de oportunidades laborales constantes y formales y la ausencia de acceso a servicios públicos; es una incertidumbre constante, tanto en las comunidades como en nuestros equipos, cuáles serán los pasos siguientes a la declaración de su municipio como libre de sospecha de contaminación por artefactos explosivos.  

Reconociendo que el Desminado Humanitario es un proceso facilitador de desarrollo integral y tiene como misión fomentar el mismo a partir de la promoción del desarme humanitario y la seguridad humana, no solo durante las intervenciones sino también posteriormente, desde la CCCM hemos implementado estrategias para brindar aportes socioeconómicos a las comunidades, por ejemplo, garantizando que los equipos en terreno estén integrados por personas del mismo territorio, que los proveedores de servicios sean, en la medida de lo posible, locales, haciendo especial énfasis en comunidades históricamente marginalizadas como las mujeres, las comunidades étnicas, personas en condición de discapacidad y comunidad LGBTTIQA+.  

En el espacio laboral, la CCCM ha promovido que las personas vinculadas a cada uno de los proyectos tengan oportunidades de crecimiento dentro de la organización (como también fuera de ella), ha fortalecido capacidades y habilidades tanto en hombres como en mujeres, en roles no tradicionales y en puestos de liderazgo, un ejemplo de ello es Karen Vanessa Montoya Bermúdez, una mujer urraeña de 25 años quien inició a trabajar con la CCCM hace dos años, período en el cual se ha desempeñado como líder de equipo ENT, desminadora y actualmente Coordinadora de la Oficina Local de Urrao, lo que ha impactado su crecimiento personal, profesional y al mismo tiempo económico de su hogar. Al conversar con ella sobre las oportunidades de adquisición de experiencia y crecimiento en la organización Karen refiere que: 

 

“Muchos de los que iniciamos haciendo solamente el curso de estudio no técnico y de despeje, ahora son los líderes de despeje, los líderes de estudio no técnico, hay unos compañeros que han hecho los cursos de EOD1. Entonces cada vez es un crecimiento consecutivo, no solamente a mí, me han dado la oportunidad, sino a todos los compañeros que han estado acá trabajando.” 

De los municipios donde CCCM tiene intervención, Urrao es donde más se encuentran hombres y mujeres jóvenes quienes desarrollan las tareas de desminado humanitario, por lo que uno de los temas que se abordaron en esta entrevista fue el impacto y los retos que tiene el Desminado Humanitario, como proceso que aporta al desarrollo integral, en las y los jóvenes, a lo que Karen menciona:

“Pues contenta, nosotros también tenemos todas las destrezas y todas las habilidades para asumir estos roles e igualmente Campaña nos está dando la oportunidad de crecer y de ir teniendo más experiencia y con todas las cosas que hayamos hecho, poder ir creciendo, entonces contenta de que acá la mayoría de las personas pues son muy jóvenes y que hasta el momento eso no ha sido ninguna dificultad, hemos llevado muy bien toda la operación.” 

Karen Vanessa Montoya Bermúdez. Coordinadora Oficina Local CCCM.
Urrao, Antioquia.

Las y los jóvenes han sido históricamente excluidos de los procesos de transformación de sus territorios, pues esos son considerados como procesos donde la experiencia, la edad, el conocimiento se ven como elementos que deben guiar las intervenciones y las acciones. Desde la experiencia en Urrao, donde el 70% del personal cuenta con una edad entre los 18 y 26 años, la CCCM ha visibilizado la importancia de incluir mujeres, hombres, jóvenes, comunidad LGBTTIQA+ y comunidades étnicas en los procesos de transformación de sus territorios, pues son parte fundamental del reconocimiento de las necesidades desde la diversidad, las experiencias propias y las motivaciones por la construcción de paz.  

De igual manera, este crecimiento profesional y personal que impacta económicamente a quien es parte del mismo, como Karen, y tiene un impacto directo también en su familia y comunidad en la medida en la que los beneficios en experiencia, tiempo y recurso económico mejoran y enriquecen las necesidades de las relaciones interpersonales más próximas. Al respecto, Karen Vanessa resalta que gracias a la oportunidad laboral que ha tenido con la CCCM, ha mejorado su vida, ha podido adquirir libertad financiera y con ello a podido ver una mejora en su calidad de vida, de igual manera esto le ha permitido apoyar a su hermano menor en sus estudios y espera poder ahorrar para continuar con los propios.  

 

Karen, cuéntanos ¿has visto que ha mejorado un poco tu vida teniendo trabajo estable en Campaña?… ¿En qué? 

“En todos los aspectos, familiar, porque tengo un hermanito que está, pues pasó a la Universidad. Entonces lo apoyo bastante, pues en esto en la parte económica, lo mismo en mi casa de que ya uno no tiene que estar atenido a que quiero algo y no me lo puedo comprar, de qué tan rico algo y no, no, tengo que… que mirar primero las prioridades. Acá uno tiene que tener sus prioridades, pero también tiene para darse sus gustos. Entonces no, pues es… Yo con mi dinero hago lo que yo quiera y esa es la razón de ser, pues de que uno sea libre de tomar sus propias decisiones con su dinero y que, pues el proyecto es seguir trabajando y ponerme a estudiar, porque tampoco la idea es quedarnos así entonces, acá en Campaña se abren muchas oportunidades.” 

Aunque Karen, aún no tiene claro ni muy decidido qué es lo que va a suceder después de que Urrao quede libre de sospecha de contaminación por artefactos explosivos, ella no descarta la posibilidad de seguir trabajando y creciendo con la CCCM. Además, resalta que gracias a la Campaña ha adquirido nuevas habilidades: “…muchos conocimientos empezando, porque siendo yo digo que siendo líder de ENT, me abrió muchas puertas para poder estar en el momento asumiendo el cargo que estoy asumiendo, porque ya el trabajo es mucho con comunidades, entonces se abren otros panoramas de que ahora, todas las personas con las que uno habla, pues es como tener ahí ya el vínculo con ellos, con los presidentes de las juntas de acción comunal, tantas personas que uno nunca había pensado, pues como conocer ni nada, tantos lugares que uno o yo, siendo de acá del mismo municipio, nunca había visitado nunca y yo ahora siento que conozco la mayor parte de Urrao. Entonces, sí, pues ha cambiado mucho el panorama.” 

Finalmente, Karen agrega: “… Yo sé que todos tenemos un gran agradecimiento con Campaña, no solamente yo, sino todos mis compañeros, porque gracias a que tenemos un trabajo más estable, muchos de los compañeros han podido realizar muchos proyectos que tal vez tenían ahí como estancados, entonces solamente agradecimientos para todos.” 

Así como la historia de Karen en las zonas de intervención de la CCCM, es posible reconocer a otras personas cuyo trabajo dentro de la organización ha impactado directamente su bienestar, desarrollo profesional y económico. De acuerdo a la encuesta interna de caracterización del personal de CCCM el 93% de las personas encuestadas refieren haber podido adquirir un bien propio para ellos o su familia, el 25% haber podido pagar la educación propia y el 13% la educación superior de sus hijos.  

De igual manera, gracias a las estrategias de inclusión y diversidad se ha aumentado en un 10% la inclusión de mujeres en puestos de liderazgo y roles no tradicionales, un 20% la inclusión de comunidades étnicas y en un 3% la inclusión de miembros de la comunidad LGBTTIQA+, tras estos números hay historias reales de mujeres que han podido construir nuevos proyectos de vida, cerrar ciclos de violencia intrafamiliar, miembros de comunidades étnicas que han podido acceder a su primer trabajo formal y miembros de las comunidades LGBTTIAQ+ que han sido incluidos en procesos territoriales de los que tradicionalmente y, a causa del conflicto armado, han sido discriminados.

La CCCM reconoce en el Desminado Humanitario un espacio para tener acciones transformativas más allá de la liberación de tierras y por ello incluye activamente estrategias de crecimiento profesional, laboral desde la equidad, la diversidad y el empoderamiento que impactan directamente a las personas de las comunidades que hacen parte del proceso, buscando con esto contribuir integralmente al desarrollo de las comunidades y la construcción de paz.  

Personal CCCM en Oficina Local durante visita de monitoreo externa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania (GFFO). Urrao, Antioquia